sábado, 5 de enero de 2013

Todo lo paga el ciudadano


La austeridad está enfocada únicamente a lograr los objetivos del déficit, es la estrategia que está siguiendo nuestro Gobierno mientras que las empobrecidas familias, las arruinadas pymes y los autónomos seguirán sufriendo durante 2013 los terribles efectos de esta contraproducente e ineficaz estrategia económica.

Desvalijar a la clase media, a las pymes y a los autónomos, que es lo único que se ha hecho hasta la fecha, no solucionará la crisis, ya que como bien hemos estudiado la base del tejido empresarial español son las pymes por lo que si se destruyen nuestro país se va  a acercar al tercer mundo.

Sin embargo todo el sector público ha permanecido intacta durante todo el 2012, igual que cientos de miles de empleados públicos sin oposición (enchufados), asesores políticos siguen en sus cómodos puestos de trabajo cobrando un sueldo innecesario.

Sabiendo todas estas cosas además del tema de la corrupción ¿qué motivación puede tener un emprendedor o un profesional si percibe que su riqueza generada va a parar a millones de personas puestas a conciencia en la administración? De momento parece ser que el Estado no está por la labor de parar esto.

A todos los ciudadanos nos convendría un rescate que lleve implícito una reforma del Estado de las autonomías y un recorte radical del gasto público y político improductivo de la Administración.

Pero la economía española, sobre todo, debe de librarse en 2013 del lastre que supone la corrupción política. Nuestra Administración, en todos sus niveles, está sumida en un pozo de corrupción. Los funcionarios públicos de carrera no son los responsables del altísimo grado de corrupción que existe, los verdaderos culpables son los políticos y los empleados enchufados por estos, que sin sentido ni ética han corrompido al Estado.

El Gobierno no ha puesto solución a este problema tan grave, ya que la subida de impuestos es una de las consecuencias de la corrupción, además de la amnistía fiscal que puso en marcha el Gobierno que fue todo un fracaso.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada